miércoles, 10 de agosto de 2011

Control +Alt + Supr

Reiniciar el sistema

Hay quienes van por la vida ocultando sus sentimientos para demostrar fortaleza; personas que se muestran maduras para llamar la atención y poco a poco van mostrando su verdadero rostro.

Es triste ver caer del pedestal a quienes admiramos en su momento, todo gracias a su personalidad bipolar; una mentira basta para anular todo lo que antes se había dicho. Es desesperante tratar de encontrar las respuestas para salvar lo que aún queda; pero debemos seguir adelante, no tocar las puertas que nos han cerrado.

Acepto que la incertidumbre me provoca mucho estrés emocional; sin embargo, ante una pregunta no contestada, el silencio es la mejor respuesta. Habemos quienes somos directos y hablamos con la verdad desde el principio para no caer en el absurdo juego de los golpes bajos; una relación no debe ser un ring de box.

Hay quienes nos enamoramos del amor, del compromiso, de la lealtad y del respeto mutuo; otras personas salen huyendo espantadas por la seriedad, es comprensible que tomen sus precauciones, pero es absurdo huir utilizando la indiferencia.

¿Acaso no tienen la capacidad para saber que es lo que quieren?

Que pena que tengan que refugiarse temporalmente en una u otra persona; no tienen el suficiente coraje para reconocer lo que sienten y utilizan el orgullo como un campo de fuerza con el que pueden manipular a los demás y tener a su disposición a alguien que les demostró LEALTAD.

No hay por que sentir vergüenza al reconocer que no pudimos estar dentro de las expectativas de la otra persona; al contrario, debemos sentirnos liberados de esas relaciones largas y mal intencionadas que no llegan a ningún lado y que solamente sirven para provocar estrés en la parte que más está comprometida.

Reiniciemos el corazón, hay que darle vuelta a la hoja y nunca más permitir que personas ajenas a nuestra felicidad revuelvan las amargas aguas que estamos drenando.

No soy un hombre fácil, sin embargo puedo enamorarme una y otra vez, siempre como la primera vez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario