sábado, 18 de octubre de 2014

Algo inesperado

Eran las 5:00 am cuando desperté. Lo supe porque revisé la hora en el celular. Entonces vi las decenas de llamadas perdidas, los mensajes: mi tío había muerto.

Llegué a su casa en menos de 20 minutos, no pude contener el llanto. No podía creerlo. ¿Por qué?

Para mí la vida es un misterio y aunque no me gusta la idea de morir joven, se que la muerte es lo más natural y debo comprender que todo llega a su final.

Pensé en mis primos, en mi tía. Y sigo pensando muchas cosas más, sobre todo cuando el mayor de los hijos de mi tío me dijo: "mi papá nos dejó, primo, nos dejó solos".

Dicen que la vida es prestada, que solo transitamos de una vida a otra. Yo no sé cuando me toque morir, pero estoy seguro que no quiero que sea algo inesperado para los que se quedan, porque yo me iré.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario