domingo, 12 de octubre de 2014

¡Oh sorpresa!

Todo comenzó a finales de septiembre del 2013. En noviembre de ese mismo año nos conocimos: la invité a comer.

Después las llamadas telefónicas, los mensajes. Día a día, así lo creo, nos fuimos interesando el uno al otro.

Llegó diciembre: nos desvelamos hablando por teléfono desde la noche del 23 hasta la mañana siguiente del 24.

En enero me robó un beso, aunque ella diga que yo fui el ladrón. Además ella me confesó que quería besarme... Y yo también.

Y aquí seguimos, luchando por nuestros sueños, por nuestras metas. ¡Oh sorpresa!, estoy enamorado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario