domingo, 10 de abril de 2011

Tregua...

Debemos saber en que momento retirarnos.

El corazón se cansa... el alma también.

Lo más hermoso que me ha pasado, es que una persona extraña y ajena en mi vida, se haya convertido en el ser humano mas importante a estas alturas de mi existencia...

Sin embargo, que terrible es aceptar el cambio de prioridades, atenciones y afecto. Las relaciones son recíprocas; no tiene ningún sentido continuar hacia adelante sin rumbo, sin dirección.

Para mi nunca ha sido difícil expresar lo que siento; prefiero la verdad aunque duela, eso nos permite ir tomando opciones. Mientras la verdad no salga a la luz, seguiremos creando extraños y peligrosos mundos de ilusiones.

Soltar, desprenderse, dejar ir, hablar claro, sin tantas historias, concreto.

Estoy en tregua.

Los tiempos no coinciden, las perspectivas son diferentes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario