lunes, 27 de junio de 2011

28 años...

Ayer domingo 26 de junio cumplí 28 años.

Desperté temprano para ir a la misa porque mi mamá me invitó para dar gracias a Dios en compañía de mi familia. Y entre otras cosas, comprendo que sigo adquiriendo experiencia personal en cuanto a las relaciones humanas; el tamaño de las expectativas, es el tamaño del chingadazo. No tengo por qué decirle a la gente lo vacía que es mi vida (en caso que lo fuera), porque ya tienen suficientes problemas como para escuchar las quejas de otros.
28 años... 28 años... 28 años... soy muy joven y no puedo permitirme perder el tiempo en cosas negativas; me gusta practicar la asertividad y la benevolencia hacia mis semejantes. De mi pueden esperarse todo, excepto rencor y dolo.

(Se renta espacio publicitario)

1 comentario: