miércoles, febrero 27, 2013

Posted by Josdamet |
Grupo de Operaciones Especiales (GOPES ó GEO) de la Policía Federal, México.

El Grupo de Operaciones Especiales, igualmente conocido como GOPES es una unidad de operaciones especiales de la Policía Federal de México. El número de elementos que conforman la unidad es información clasificada pero se sabe que operan en binomios para llevar a cabo sus misiones (grupos de 2 hasta 8). 

Realizan una gran variedad de operaciones entre las cuales destacan; el rescate de rehenes, la aprensión de criminales de alta peligrosidad, las acciones antinarcóticos, el contraterrorismo y el combate al crimen organizado.


Es una unidad altamente capacitada. Sus integrantes han sido entrenados por el Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales del Ejército y la Brigada de Fusileros Paracaidistas de la Armada de México, el GEO de España, la AFEUR de Colombia, el RAID de Francia y el FAMS de los Estados Unidos.

Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, algunos vuelos comerciales que partían desde el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, eran custodiados por agentes encubiertos del GOPES.

El ex soldado del SAS, Chris Ryan, realizó un documental con la unidad, mostrando algunas de sus capacidades y acciones operativas. Este programa se encuentra en la serie de documentales; Policía de Elite.




Una de tres camionetas blancas, cerrada, sin ventanas, va a toda velocidad, seguida por un convoy de tres autos y otras dos camionetas. En su interior van el Grupo de Operaciones Especiales (Gopes) de la Policía Federal Preventiva (PFP) mezclados con el grupo de élite "Álamos". En total 40 elementos, entre ellos seis mujeres. 

Unos van vestidos de negro y otros con uniforme camuflado.

Se dirigen a una operación de combate al narcomenudeo en una colonia popular de la capital. "El punto al que vamos ya está identificado por el grupo de inteligencia que trabaja constantemente con nosotros. 

Esto no nos puede llevar más de 15 minutos", dice un elemento que se identifica como Gopes Toño, quien comanda a ocho miembros de su grupo. Tranquilo, narra, igual que los demás, el modus operandi 

--¿Qué siente cuando están en acción?

--"Nos gusta nuestro trabajo, sentir la adrenalina y saber que estás trabajando para la sociedad. Claro que nos debemos cuidar. Por eso no trabajamos solos, siempre en parejas y debes poner absolutamente toda tu atención. Un error no sólo es garrafal para ti sino también para tu grupo en general". 

Entre ellos platican con serenidad y bromean, mientras se acercan al peligro.

Álamos Pepe dice: "uno nunca sabe más de lo que tiene que saber, por lo general no sabemos a dónde vamos, hasta que llegamos al lugar. Es por seguridad. La información se da por eslabones". 

Sus edades fluctúan entre los 24 y 35 años. En su mayoría provienen del interior de la República. Cuentan que siempre deben estar disponibles y dispuestos: "sea de día, de noche, sea la hora que sea. Este es tu trabajo y desde el principio sabes a lo que vienes. Aquí no hay vuelta de hoja".

Gopes Juan platica mientras sostiene con fuerza su R-15: "La mayoría de tus parientes saben que eres policía, pero no saben exactamente lo que en realidad haces. Es decir, que te juegas la vida en cada operativo".

La labor que desempeñan es detallada, táctica y rápida. Trabajan de la mano con el grupo de inteligencia, el que hace las investigaciones para capturar en flagrancia a los traficantes de droga al menudeo. 

En acción

El freno intempestivo de la camioneta avisa que llegamos al objetivo en la delegación Gustavo A. Madero. Se escucha una voz que da la orden: ¡bajen todos, de prisa!

En el vecindario la gente sale asustada de sus casas, transeúntes corren temerosos, los delincuentes, en un abrir y cerrar de ojos, se quedan paralizados y son detenidos en calles de la colonia Romero Rubio. 

Los miembros de los grupos Álamos y Gopes indagan, interrogan, dan con la evidencia, detienen a los presuntos traficantes de droga, y descubren los escondites de supuestos cómplices a escasos metros.

En menos de quince minutos varios hombres y mujeres son detenidos y la droga asegurada: 2 mil 500 dosis en papelillos de colores, piedra de cocaína para quemar e inhalar y dinero en efectivo. 

Operativos 

El presunto jefe de la banda, Sergio Martínez, niega todo y asegura ser chofer de microbuses de la Ruta Uno. Lo suben a la camioneta y queda boca abajo, con las manos hacia atrás y los pies cruzados. Así llega hasta el Ministerio Público federal. 

Concluida la misión, durante el trayecto de regreso, este comando de Gopes y Álamos canta, se alienta entre palabras y palmadas en la espalda. 

Trabajo de equipo

Trabajan en parejas, siempre juntos. Sólo en raras ocasiones se separan.

De complexión delgada pero atlética y altos --mínimo uno ochenta-- portan uniformes con pasamontañas, guantes, casco, lentes especiales, chaleco antibalas, en su pantalón una escuadra y cartuchos de repuesto, calzan botas militares y siempre cargan con la llamada R-15.

Estos elementos de élite de la Policía Federal Preventiva, recibieron entrenamiento de la policía francesa para manejar cualquier tipo de armas, explosivos, acciones de intervención, defensa personal, protección a funcionarios, rapel y operaciones en cualquier ambiente. También recibieron capacitación en Estados Unidos y España.

Una de las integrantes del grupo Álamos, Luisa, cuenta con 27 años, ocho de ellos en la PFP. Reconoce que su trabajo es riesgoso, pero que no lo dejaría por nada, es parte de su forma de vida.

Sus compañeros la caracterizan como una mujer inteligente, arriesgada y sagaz. Luisa desea desarrollarse plenamente en su profesión: "Por lo que respecta a mi vida personal, no está en mis planes el matrimonio, pero si me llego a casar, mi pareja debe entender mi trabajo, porque no lo pienso dejar".

Comandante Álamos

La pobreza y la crisis del país son las principales causas del narcomenudeo. Tales condiciones orillan a la gente a buscar salidas falsas y cómodas para librar su precaria situación. "Por eso se van por la vía más rápida y peligrosa: la venta de droga, en lugar de trabajar".

El comandante Álamos, de edad madura, dice tras su pasamontañas: "Es alarmante, pero México ocupa un lugar preponderante dentro del narcomenudeo, sólo por debajo de los países asiáticos". 

Entre los territorios en que ese delito ha aumentado significativamente están Nezahualcóyotl, Iztapalapa, Álvaro Obregón y Tlalnepantla. 

Calcula la rentabilidad de los delincuentes en más de 300 pesos diarios, según el número de grapas que logren vender; cifra que contrasta ampliamente con el sueldo mínimo. Los principales objetivos: menores de edad.

Operativo 

Noventa elementos componen este grupo de élite y responden a las denuncias ciudadanas que llegan a la PFP. El comandante dice que la evaluación constante es uno de los mecanismos que tienen para responder con eficacia ante cualquier situación.

"Recibimos cursos, tanto físicos como intelectuales. Tenemos un entrenamiento muy duro. A diario nos imparten cátedras y los exámenes antidoping son cada seis meses, además de que continuamente a todos los elementos se les practican exámenes psicométricos. 

"La delincuencia no es la misma hace unos años que ahora. En la actualidad operan distinto, las formas cambian y nosotros tenemos que estar actualizados". Este problema sí tiene solución, pero a largo plazo. Y nosotros, en Grupo Álamos, estamos cumpliendo, considera.

Con información de:
http://es.wikipedia.org/wiki/Grupo_de_Operaciones_Especiales
http://www.contralinea.com.mx/c14/html/sociedad/policia_elite.html
Reacciones:

1 comentario: